APRENDE A SER EXTROVERTIDO, ¡MEJORA TUS RELACIONES!

Con la psicoterapia puedes trabajar tu introversión y encontrar otra forma de relacioarte que te ayude a conseguir lo que necesitas. Un psicologo terapeuta gestalt te ayudará en el proceso:

http://www.psicokairos.es/psicoterapia.html

Infórmate y solicita una cita de consulta gratuita: 655893238

Ser felíz está en ti

Luis Carlos Plata

SALTILLO, COAH. JUNIO 11, 2007 (VANGUARDIA).- En un estudio publicado recientemente en la Revista de Personalidad y Psicología Social, William Fleeson, profesor de la Universidad Wake Forest (EU), encontró que actuar de manera extrovertida hace que la gente sea más feliz (aún aquellos que son introvertidos de corazón).

En su investigación, Fleeson le pidió a un grupo de participantes que registraran en un diario sus estados de ánimo durante dos semanas. Todos reportaron sentirse más felices cuando estaban activos o ocupados en algo, y menos felices cuando las cicunstancias los obligaron a ser pasivos, tímidos o reservados.

“En otras palabras, cada participante fue más feliz cuando él o ella actuaron de manera extrovertida, que cuando él o ella lo hicieron de manera introvertida”, dice Fleeson.

Esta investigación ha mostrado que, en general, el comportamiento extrovertido hace más feliz que la conducta introvertida. De hecho, los extrovertidos tienden a ser más optimistas, positivos, energéticos y confiados, cuando son comparados con los introvertidos, que por lo regular son reservados, sumisos, y dados a la aventurera (lo cual no quiere decir que ser introvertido lo confina a una vida de infelicidad).

Saber que los extrovertidos tienden a ser más felices llevó a Fleeson a hacer una pregunta, que formó la base de una nueva investigación: ¿podría la gente introvertida volverse más feliz a través de imitar el comportamiento de los extrovertidos?

“La idea era demostrar que la gente puede hacer mucho para aumentar su nivel de felicidad, a través de cambiar su conducta”, explica Fleeson.

Y eso fue precisamente lo que encontró.

Elecciones felices

Los descubrimientos de Fleeson revolotean en la cara de lo que muchos investigadores de Psicología han creído hasta ahora: que la gente viene a este mundo con una serie de factores que determinan su nivel de felicidad. O sea que la felicidad, dependiente de los genes, y que por lo tanto el nivel de felicidad de una persona tiende a ser relativamente estable a lo largo de su vida, a pesar de las influencias externas.

Sin embargo Fleeson cree que esos niveles de felicidad pueden ser elevados a través de cambiar la manera en que nos comportamos —en su opinión, a través de actuar de manera extrovertida.

Su esperanza es que los psicólogos ayuden a que la gente entienda que su felicidad no depende de sus genes, sino de sus propias elecciones. “Tenemos más control sobre la felicidad que lo que nos damos cuenta”, dice Fleeson. “Por lo tanto, tenemos el poder de hacer que nuestra vida sea mejor”.

Si usted es una persona introvertida, Fleeson reconoce que puede no ser fácil tratar de sacarlo de ese cascarón. En este caso él aconseja inciar con pequeños pasos.

“Por ejemplo, cuando usted tome una decisión exitosa”, dice Fleeson, y como resultado de ello tenga una pequeña satisfacción, ponga atención a qué tan bien le hace sentir, y expréselo de alguna manera (eso es extroversión).

“Y cada vez que se le presente una situación donde tenga que actuar en el momento, recuerde lo bien que sentió al manifestar sus sentimientos.

“Con el tiempo, actuar de manera extrovertida se le dará de manera natural” asegyra Fleeson.

Aquí hay siete pasos que sugiere William Fleeson para agregar extroversión a su vida y aumentar su felicidad.


Libere una tonada

No, usted no tiene que canturrear “Cachibombo” en un bar karaoke. Usted puede actuar de manera extrovertida aún cuando esté solo(a). “Ser social no es la característica primaria de la extroversión. La cualidad número uno de la extroversión es la actividad”, dice Fleeson.

“Ser extrovertido significa ser asertivo, firme, trabajador, responsable energético y activo”. Por lo tanto, adelante —encienda la radio y enséñele a Guadalupe Pineda y a Plácido Domingo, cómo alcanzar una nota alta.

Para aquellos que no estuvieron muy pendiente de la lectura, lo vamos a repetir: la cualidad número uno de la extroversión es la actividad, no pa pasividad. Así que vuélvase activo y se volverá extrovertido.

Exprese su desacuerdo

Exprésele a los demás su opinión (de manera amable) y hágales saber cuando no está de acuerdo con ellos y cuando no. La apertura y la expresión de los puntos de vista de cada quien, suelen generar un sentimiento de liberación y confianza.

Pregúntele a un extraño la historia de su vida

Cuando se encuentre en una situación donde no conoce a nadie, escoja a un extraño y hágale un par de preguntas. Usted puede aprender cosas muy interesantes de los demás, y puede hacer un nuevo amigo, un nuevo contacto para sus negocios o conocer un experto en un tema o en una actividad que puede ser de utlidad para usted o su familia.


Ría

La próxima vez que un amigo le cuente una historia graciosa, no solamente sonría… grite, suelte una carcajada. Los estudios sugieren que reír ayuda a reducir de inmediato los efectos nocivos de las hormonas del estrés. Cuando uno ríe, eleva su estado de ánimo y sencillamente se siente mejor en todo su cuerpo y toda su alma.


Hable

Haga preguntas en las reuniones o en la clase, comparta sus opiniones sobre un libro o un tema, empiece una conversación acerca del argumento de una película o de un nuevo show de televisión. Hablar con los demás, cuando el momento es propicio, es muy valioso para encender la extroversión.

Escale una montaña… Compita en una 5k… camine dos kilómetros… o haga un largo trayecto en bicicleta.

Aunque lo haga solo, tomar el reto de una actividad física es sumamente importante. De hecho se trata de un movimiento asertivo que elevará su felicidad al enviar buenos químicos a su cerebro y su torrente sanguíneo.

Personalice su lugar de trabajo

Hacer que su lugar de trabajo se sienta como en casa, es una manera de decir, “Este es mi espacio y quiero que me refleje”. Elija objetos interesantes para su escritorio, comparta o intercambie objetos con los compañeros, ponga una maqueta de un jardín en miniatura, una foto, o una planta exótica que genere comentarios en quienes la ven.


Toda la lectura, en breve

Los investigadores de Psicología acostumbrar usar cuestionarios para determinar qué tan felices (o infelices) son las personas. Esos cuestionarios, conocidos como “escalas de efecto positivo”, miden cómo clasifica usted cierto tipo de preguntas. Preguntas como “¿Siente que lo que ocurre a su alrededor se está dando a su gusto?”, y “¿Se siente particularmente interesado en algo en su vida?

Cuando se evalúan los resultados, los cuestionarios ayudan a determinar su nivel de felicidad, que para muchos investigadores de la psicología humana, es la base fundamental del bienestar de una persona.

Los niveles de felicidad pueden durar un instante, como comprara un carro nuevo; o como ganar la lotería. O los niveles de felicidad pueden irse hacia abajo; como cuando se desarrolla un problema de salud o muere una persona cercana.

Sin embargo, en la mayoría de los casos, la felicidad regresa a su propio nivel personal después de cualquier evento significativo (ya se trate de uno que aumentó o disminuyó su felicidad).

Sin embargo, no todos los expertos están de acuerdo con que es de esa manera como sucede. En otras palabras, no creen que existan “reglas establecidas” para la felicidad. El psicólogo William Fleeson, de la Universidad Wake Forest, es uno de los que no cree en esas reglas. “Yo estoy convencido de que las personas pueden cambiar para ser felices”.

Y Fleeson piensa de esa manera porque ha investigado bastante sobre el tema.

Sin embargo, volverse más feliz requiere de un pequeño esfuerzo, admite Fleeson. Implica hacer cambios que para algunas personas pueden ser difíciles, como actuar de manera más extrovertida, por ejemplo.

¿Y esas personas eternamente malhumoradas con las que usted lidia algunas veces? También hay esperanza para ellos. “No porque toda su vida hayan sido de esa manera, significa que no puedan cambiar”, asegura Fleeson.

Vanguardia:
http://srv2.vanguardia.com.mx/hub.cfm/FuseAction.Detalle/Nota.633174/SecID.43/index.sal


 

Nombre
e-mail
Teléfono



Solicitud

Solicitud de cita

Información

 

 

 


 
  

FeedRSSSuscríbete al fedd rss   

Utilizamos cookies propias y de terceros para medir nuestra audiencia, mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad sin recopilar datos personales en ningún momento. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Política de cookies +