Para salvar una relación amorosa es mejor realizar acciones positivas que charlar largamente

TATIANA MUNÉVAR B.
SUBEDITORA DE VIDA DE HOY

Según investigadores estadounidenses, 'hablar de nosotros' no solo no sirve, sino que aterra a muchos hombres.

Según Patricia Love y Steven Stosny, escritores de libros y terapistas de pareja, "hablar sobre una relación, antes que mejorarla, la empeora".

Así de categórico, sin anestesia y sin darle vueltas al asunto, lo expresan en su libro 'Cómo mejorar su matrimonio sin hablar al respecto' en el que se solidarizan con quienes huyen en cuanto su pareja les dicen que hay que "hablar de nosotros".

Basta recordar a Gabriel García Márquez que en un documental
para la televisión francesa dijo que si alguien quería que su matrimonio no funcionara, debía dialogar al respecto. O, pasando al plano de la caricatura, a Lorenzo, Homero y Pancho que por décadas han sufrido ante las peticiones de diálogo de Pepita, Margie y Ramona.

Más conexión que comunicación

En su libro, Love y Stosny sostienen además que "el amor no tiene que ver con la comunicación, sino con la conexión", que "una mujer no logrará acercarse a su pareja si le habla como a una de sus mejores amigas" y que "la conversación acerca a las mujeres y aleja a los hombres".

Claudia Cala, médica y psiquiatra, explica que esa forma de hacer terapia consiste en destacar los puntos positivos que tiene una pareja por encima de los negativos y en poner a los dos a reforzar lo bueno, con pequeñas acciones, en lugar de hablar largas horas de lo malo.

"Se hace énfasis en actuar en cosas sencillas más que en hablar. Se fortalecen las áreas sanas que los mantienen unidos y con eso se disminuye la intensidad del problema porque las personas fortalecen lo positivo, se sienten mejor, bajan la agresividad y el criticismo mutuo", explica Cala.

Ella, al igual que los autores norteamericanos, sugiere recuperar el tiempo en pareja, volver a hacer las actividades que los unen (ir a cine, salir donde los amigos, tomar vacaciones juntos) y tratar demejorar su vida sexual.

Muchos especialistas en nuestro medio, sin embargo, basan su consulta en las terapias habituales en las que los dos miembros de pareja se reúnen con un especialista y tratan de encontrar una solución dialogada a sus problemas maritales.

Necesidad vs. temor

Según los expertos cuando le preguntan a una mujer cómo le ha ido cuando intenta charlar con su pareja sobre un problema de su relación, ellas dicen que "no funciona, porque él no se sabe comunicar", "que se pone furioso, a la defensiva e impaciente" o simplemente "no le interesa".

Los hombres también tienen sus argumentos. Según ellos, las mujeres quieren hablar de sus relaciones porque están molestas y quieren sentirse mejor. Mientras que ellos no quieren hablar porque eso no los hará sentirse mejor, de hecho -según su criterio- empeorará las cosas.

De acuerdo con los expertos, "bien sea que la pareja los obligue o no, los dos terminarán desilusionados y desconectados, y que esa desconexión va haciendo mella y puede generar un distanciamiento que en últimas puede terminar con el amor".

Aseguran que eso no quiere decir que los hombres no estén interesados en tener una buena relación con su pareja o en tratar de solucionar los inconvenientes que puedan tener con ella.

Todo lo contrario, según su investigación la mayoría de los hombres -incluso aquellos que pasan por alto o no prestan atención a su pareja-quieren una conexión emocional más cercana y más profunda, igual que las mujeres.

Lo que pasa es que los hombres no ven en el diálogo el valor que pueden encontrar las mujeres, pues piensan que en ese escenario no saldrán bien librados y que hablar es una manera de alargar discusiones y conflictos.

Pero si el diálogo no funciona, dicen los autores, existen otras formas en que las mujeres pueden acercarse efectivamente a un hombre: tacto, actividad, sexo y rutina.

Por eso recomiendan mejor enfocarse en esas acciones que les permitan recuperar la conexión pérdida con la pareja, el cariño y el respeto por el otro.

Así que la próxima vez que piense sentar a su pareja y decirle que "tienen que hablar", piénselo mejor. De pronto, déle un abrazo, dígale que vayan a cine y charlen sí, pero de lo bien que la pasaron.

Otra corriente que funciona: el diálogo y la comunicación efectiva

La psicóloga Nelly Rojas es una especialista que ha tenido éxito con sus terapias de pareja, durante sus 35 años de trabajo. En su opinión, uno de los ejes de pareja básicos es la comunicación.
"Hay que aprender a dialogar y a tener una comunicación acertiva", dice. Para ella no dialogar sobre los problemas de pareja no es sano y genera más males que beneficios.

En su libro Ser amigos para ser amantes, nombra los ejes fundamentales en los que se construye una relación: afecto, sexo, comunicación y dinero.

Dice Rojas que el 80 por ciento de su consulta de pareja es de personas que no saben comunicarse y que en esa ausencia de diálogo está la raíz de sus problemas.

En sus terapias, a través de charlas prácticas y ejercicios, se le enseña a la gente a comunicarse acertivamente y a transmitir los mensajes de forma positiva, en lugar de hacerlo con reclamos o cantaleta.

Rojas defiende el diálogo y la concertación como la mejor forma de acercar a una pareja distanciada.

"Otra cosa es la gente que nunca aprende a comunicarse., porque eso sí suele sacar corriendo a cualquiera, por eso es importante aprender a hacerlo", dice.

Fórmula del amor poderoso

Para lograr un amor más allá de las palabras, cultive pequeños
momentos de conexión día a día. Si lo suyo no es hablar, dicen los expertos, puede seguir la 'fórmula del amor poderoso' que consta de cuatro pasos:

  1. Fije firmemente a su pareja en su corazón durante cuatro momentos del día (al levantarse, antes de salir de casa, al regresar y antes de irse a dormir).
  2. Abrace a su pareja seis veces al día. Los brazos desaparecen cuando el resentimiento se instala en la relación. Abrácelo mucho, al comienzo parecerá forzado, pero terminará siendo genuino.
  3. Piense en positivo en su relación. Cuando tenga un momento, desconéctese y piense en todas las cosas buenas que tiene su pareja.
  4. Haga el compromiso (mental o por escrito) de entregar amor con compasión y generosidad. O sea, poner de su parte para cuidar su relación y hacerla funcionar.

 

El Tiempo:
http://www.eltiempo.com/vidadehoy/2007-07-14/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR-3638898.html

 

 

Nombre
e-mail
Teléfono



Solicitud

Solicitud de cita

Información

 

 

 


 
  

FeedRSSSuscríbete al fedd rss   

Utilizamos cookies propias y de terceros para medir nuestra audiencia, mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad sin recopilar datos personales en ningún momento. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Política de cookies +