Los padres quieren ser afectivos, pero están 22 minutos al día con sus hijos

Las mujeres trabajan 3,5 veces más en casa, hasta una media de 560 horas anuales.
Un estudio dice que los varones hallan resistencia social para cuidar de su prole.

Sara Carreira

La Fundación BBVA presentó ayer un estudio realizado entre hombres jóvenes de Madrid, Barcelona, Bilbao y Sevilla sobre la paternidad. Las entrevistas personales y el trabajo en ocho grupos diferentes reveló que los nuevos españoles no quieren ser meros proveedores de alimentos para su prole, rechazan el rol de padre autoritario y buscan una implicación afectiva con sus hijos. Lo malo, dicen los protagonistas, es que la sociedad adjudica automáticamente ese papel a las mujeres y las empresas no facilitan a los hombres su función de padres activos.

Sea por presión social o falta de interés, el estudio que realizaron la socióloga Inés Alberdi y la psicóloga Pilar Escario alude a datos del INE (Instituto Nacional de Estadística) y del CSIC (Centro Superior de Investigaciones Científicas) según los cuales las mujeres dedican al cuidado del hogar y la familia 3,5 veces más tiempo que los varones. Éstos sólo pasan 22 minutos al día con los niños, que llega a 37 los domingos; las madres, en cambio, no bajan de la hora y media diaria.

Pero las cosas están cambiando. Por ejemplo, el modelo de familia, pues uno de cada cuatro niños nacidos el año pasado en España lo era de madre soltera (no necesariamente sola) y ya un 9% de los varones analiza la compatibilidad de horarios a la hora de aceptar un empleo. Además, la pareja asume que tener un hijo conlleva muchas responsabilidades, de ahí que atrasen la paternidad para que, cuando llegue, ya hayan vivido un tiempo en pareja y se puedan volcar con los hijos. Por eso ahora hay menos niños pero son más deseados, más queridos y están mejor cuidados.

En este contexto, los hombres quieren abandonar el papel de padre ausente o por delegación. Se saben una generación diferente y miden su paternidad en términos cualitativos, con una apuesta clara hacia la afectividad. Les gusta dar libertad a sus hijos, oír sus opiniones y aunque aceptan el castigo físico moderado, prefieren no emplearlo.

Tres modelos de padre

El estudio define tres modelos paternales: el padre intenso, tan implicado con su rol afectuoso y controlador que llega a apartar a la madre de su relación con el hijo; el responsable, que asume su papel de igualdad con la madre y forma un tándem muy equilibrado; y el padre complementario, que colabora más que participa y lo hace por necesidad -y para contentar a su pareja- y no por convencimiento.

La Voz de Galicia:
http://www.lavozdegalicia.es/se_sociedad/noticia.jsp?CAT=105&TEXTO=5949929

 

 

Nombre
e-mail
Teléfono



Solicitud

Solicitud de cita

Información

 

 

 


 
  

FeedRSSSuscríbete al fedd rss   

Utilizamos cookies propias y de terceros para medir nuestra audiencia, mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad sin recopilar datos personales en ningún momento. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Política de cookies +