Los bebes ya distinguen entre amigos y enemigos

Pueden evaluar el entorno social y las intenciones ajenas

LONDRES ( Nature )

A los seis meses, la mayoría de los bebes apenas saben cómo sentarse, gatear, caminar o hablar. Sin embargo, según un nuevo estudio, ya son capaces de evaluar las intenciones ajenas y decidir quién es un amigo o un enemigo.

Según los científicos de la Universidad de Yale, en los Estados Unidos, que realizaron la investigación, los bebes adquieren la habilidad de evaluar el entorno social en los primeros meses de vida.

"La capacidad de evaluar a otras personas es fundamental para convivir en el mundo social. Los seres humanos deben poder analizar las acciones o las intenciones de las personas que los rodean y tomar decisiones precisas sobre quién es amigo o enemigo -escriben los autores en el artículo que hoy publica la revista Nature -. De hecho, todos los animales sociales se benefician de la capacidad de identificar características de los individuos que podrían ayudarlos y de distinguir entre esos individuos y otros que podrían dañarlos."

Para demostrarlo, los investigadores de Yale lograron este descubrimiento con un simple video de dibujos animados. Después de ver el video, bebes de 6 y 10 meses de edad elegían instintivamente a los personajes "buenos". Este tipo de habilidad es útil para ayudarlos a aprender los valores positivos, ya que su conciencia social se desarrolla más adelante, durante la niñez.

"Sabíamos que los bebes tenían habilidades sociales, pero ignorábamos que tenían tanta capacidad para caracterizar a los demás según las tendencias en sus comportamientos y cómo tratan a otras personas", comentó la doctora Kiley Hamlin, estudiante graduada de la Universidad de Yale, en New Haven, Connecticut.

El equipo mostró a un grupo de bebes un video con dibujos animados en los que el personaje principal, un bloque de madera redondo muy colorido y con ojos vivaces, intentaba en vano subir una pendiente pronunciada. Luego, el dibujo animado recibía la ayuda de un personaje "bueno", que lo impulsaba a subir, o el rechazo de otro "malo", que lo empujaba hacia abajo.

Elección decidida

Después del video, los investigadores alentaron a los bebes a elegir de una bandeja entre la representación del personaje "bueno" y del "malo" que acababan de ver en la televisión. Casi todos prefirieron al personaje "bueno", según precisa el estudio.

"Esto sugiere que por lo menos podían distinguir entre ambos personajes y, también, que tenían alguna preferencia por el personaje positivo -explicó Hamlin-. Nos sorprendió muchísimo la solidez de las respuestas. Pensábamos que los bebes serían sensibles al comportamiento de los demás, pero no nos imaginábamos que fuera con semejante alcance."

Es más: el efecto no fue tan grande cuando los investigadores le quitaron los ojos al personaje principal, lo que demuestra que los bebes se identifican con los dibujos animados como personajes y eligen según sus acciones, aun cuando las situaciones que aparecían en el video no los afectaran personalmente.

En un segundo experimento, el equipo les volvió a mostrar el video a los bebes, que después vieron cómo el personaje principal trataba de hacerse amigo tanto del personaje "bueno" como del personaje "malo". Los bebes más grandes dedicaban más tiempo a mirar cómo el personaje principal interactuaba con el personaje "malo", lo que sugiere que esa situación los sorprendía.

Estos resultados demuestran que los bebes más grandes, y no los más chicos, pueden sacar conclusiones más sofisticadas sobre las actitudes sociales y las intenciones de los demás.

LANACION.COM:
http://www.lanacion.com.ar/edicionimpresa/cienciasalud/nota.asp?nota_id=964488

 

 

Nombre
e-mail
Teléfono



Solicitud

Solicitud de cita

Información

 

 

 


 
  

FeedRSSSuscríbete al fedd rss   

Utilizamos cookies propias y de terceros para medir nuestra audiencia, mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad sin recopilar datos personales en ningún momento. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Política de cookies +