El problema en la adicción al sexo no es el impulso, sino el descontrol

Josep Maria Farré, psiquiatra del Institut Universitari Dexeus de Barcelona.
Este especialista del Institut Universitari Dexeus de Barcelona es una autoridad nacional en materia de sexualidad y, particularmente, en lo concerniente a la adicción al sexo. Ha participado en distintos estudios y ha publicado trabajos en revistas de impacto internacional pero humildemente reconoce que quien mejor ha prodigado la sensibilidad popular acerca de este tipo de adicción es el actor norteamericano Michael Douglas. «Muchos pueden pensar que la adicción al sexo es una suerte, más que un problema de salud; sin embargo, hablamos de personas que ven peligrar su estabilidad emocional, las relaciones familiares y sociales, trabajo o medios económicos por causa de un impulso imposible de frenar», explica.

JORDI MONTANER

La verdad es que la perspectiva de aparejarse con un adicto o adicta al sexo resulta, cuanto menos, atractiva...

Fantasías aparte, vivir con alguien incapacitado para llevar a cabo otras funciones que las sexuales resulta muy frustrante. Las parejas de los adictos al sexo experimentan una gran frustración y soledad.

¿No era Freud quien postulaba que todas las pautas de comportamiento parten de impulsos sexuales?

Fue una aportación interesante, por cuanto antes de Freud los médicos sólo calificábamos como vitales los impulsos de respirar, comer, beber, dormir, evitar el dolor o excretar... Fisiológicamente sería posible sobrevivir sin impulsos sexuales; pero hoy, y en parte gracias a Freud, no cabe duda de que la sexualidad dispone de un impulso clave en el comportamiento. Ocurre, no obstante, que el problema de los adictos no es tanto la intensidad de sus impulsos como la dificultad para controlarlos. Es ahí donde debe recalar la terapia.

Un celo sexual excesivo antes estaba mal visto, pero a la sociedad de hoy le atrae.

La frontera entre lo que está socialmente admitido y lo que no es sumamente heterodoxa. Incluso parafilias tales como el voyeurismo, fetichismo, froteurismo [excitación erótica mediante el rozamiento del órgano genital u otra parte del cuerpo con el de otra persona sin su consentimiento] o exhibicionismo, cuestan mucho de catalogar desde un punto de vista psiquiátrico como trastornos. ¿Qué es normal y qué no lo es? Tal vez lo único malo sea lastimar a alguien o lastimarse a uno mismo, y eso tiene más que ver con el control de los impulsos que con su intensidad.

¿Qué caracteriza a una adicción?

Las adicciones del comportamiento se caracterizan por una pérdida de control, una persistencia de la conducta pese a valorar sus consecuencias adversas, un deseo obsesivo de repetir dicha conducta (dependencia psíquica), síndrome de abstinencia y pérdida de interés por otras conductas previamente satisfactorias.

¿Padecen también síndrome de abstinencia los adictos al sexo?

Por supuesto. La abstinencia, en este caso, queda delatada por una cierta irritabilidad, ansiedad, náuseas, insomnio, temblores y cefalea; y todos estos síntomas remiten con una 'dosis' de sexo.

¿Cómo se llega a depender del sexo?

Primero se llega por una fase apetitiva, uno no puede sentir adicción por el sexo sin cierto gusto o curiosidad por llevar a cabo actos sexuales. Luego está la fase ejecutiva, en la que uno aprende a obtener placer de dichos actos y a repetir su ejecución de forma abusiva, hasta quedar literalmente exhausto. La demanda de satisfacción escala muchos enteros, a menudo resulta imposible mantener la actividad sin que interfiera con otros asuntos, por lo que el adicto se enfrenta tarde o temprano a la abstinencia y, por último, a una fase de adaptación en la que la adicción se mantiene, se agrava o se acaba abandonando.

¿Hay 'billete de vuelta', u ocurre como en el viaje de las drogas?

Las adicciones no mediadas químicamente plantean numerosas controversias de tipo moral, semántico y también clínico. ¿Un adicto al sexo es un enfermo o un degenerado? ¿Se trata de una adicción en toda regla o de una disfunción en el control de los impulsos? Podríamos demostrar que la química lo gobierna todo.

¿Todo?

Sí, incluso el enamoramiento. Por si no lo sabía, en la orina de los enamorados persiste mucha más feniletilamina que en la de los no enamorados. Sabemos que en los adictos al sexo se registra una disminución en los niveles cerebrales de beta-endorfinas y serotonina; aumentando, en cambio, los niveles de dopamina. La dopamina participa hasta tal punto en la gestión del placer, que podríamos decir que sin dopamina no existen sensaciones placenteras.

¿Cómo se identifica a un adicto al sexo?

Los adictos no reconocen con facilidad su adicción, por lo que se habitúan a mentir de forma también compulsiva.

¿Instalamos polígrafos en las consultas?

La pletismografía peneana [examen utilizado para medir los cambios en el flujo sanguíneo en el pene] es el mejor polígrafo para los adictos al sexo.

¿Y las adictas?

Hay más adictos que adictas, pero es su patrón de adicciones lo que les suele delatar. En el 2005 llevamos a cabo una investigación con 47 pacientes de sexo masculino y 8 de sexo femenino en la que demostramos la connivencia de la adicción al sexo con otro tipo de adicciones. La edad media de los pacientes era de 40 años y, puesto que las adicciones suelen comportar fuertes desembolsos, pertenecían a un sustrato social más bien rico. En 27 de estos pacientes identificamos adicciones a sustancias, destacando la cocaína y el alcohol; 18 padecían trastornos de índole depresiva y 15 eran, además, compradores compulsivos; 10 sufrían un trastorno de ansiedad generalizada, 9 bulímia, 6 practicaban ejercicio de manera compulsiva y 4 eran adictos al juego.

¿Personalidad impulsiva?

Sí, en líneas generales se trata de personas impulsivas e inseguras, con un cierto 'vacío existencial'. Tienen necesidad de practicar sexo de forma impulsiva y repetitiva, mecánica, a través de breves encuentros con personas anónimas. La psicoterapia de grupo suele brindar muy buenos resultados; les permite reestructurar sus vidas y adquirir técnicas de habilidad social y de solución de problemas. Aun así, también hay pacientes que recaen.

Siempre cabe la posibilidad de anular químicamente la impulsividad sexual...

La castración química se ha puesto muy de moda últimamente a raíz de la propuesta del Gobierno francés de castrar químicamente a los pedófilos. Mi opinión como psiquiatra es que esta opción tiene más de castigo que de medicina, puesto que al pedófilo castrado le seguirán atrayendo los niños aunque no pueda fornicar con ellos...

¿De qué agente químico se dispone?

En realidad, son varios los agentes para anular los impulsos sexuales. El acetato de ciproterona, antiandrógeno por excelencia, actúa bloqueando la recaptación intracelular de testosterona y disminuye el deseo, las fantasías y la necesidad de practicar relaciones sexuales o masturbación; sus efectos secundarios son toxicidad hepática y ginecomastia. El acetato de medroxiprogesterona, por su parte, acelera la producción de testosterona-A-reductasa en el hígado y aumenta la metabolización de la testosterona; pero, además de causar toxicidad hepática, causa también aumento de peso, cefalea y sofocos frecuentes. También pueden emplearse agonistas hormonales del tipo de la LHRH, diuréticos (flutamida), esteroides o inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (ISRS).

FUERA DE CONTROL

Patrick Carnes, uno de los principales expertos en adicciones sexuales del Reino Unido, sugiere que son varias las señales de advertencia en una adicción de este tipo. La sensación de que se está fuera de control, la intuición de que puede haber graves consecuencias si se continúa por ese camino, un desprecio del peligro o la realización de actividades de elevado riesgo, son algunas de ellas.

Cuando existe limitación de las actividades sociales a fin de pasar inadvertidos, el recurso a las fantasías sexuales como una forma de hacer frente a difíciles situaciones o sentimientos, la experimentación de drásticos cambios de humor en virtud de la satisfacción o no del apetito sexual y el empleo de cada vez más tiempo en la planificación, realización o disimulo de las extravagancias sexuales, se podría estar ante una adicción de este tipo.

Además, en los afectados es propio dejar de lado el cuidado del aspecto y la salud, las actividades sociales, laborales o familiares y el consumo ininterrumpido de pornografía. El propio Carnes llevó a cabo un estudio en Gran Bretaña con el que demostró que el 70% de los adictos al sexo reclutados padecía graves problemas de relación social, el 40% había perdido a su pareja, el 27% se había quedado sin empleo, un 40% (mujeres) tuvo que hacer frente a embarazos no deseados, el 72% exhibió una ideación suicida, el 17% intentó suicidarse y un 68% padeció infecciones de transmisión sexual.

Consumer.es:
http://www.consumer.es/web/es/salud/psicologia/2007/11/12/171651.php

 

 

Nombre
e-mail
Teléfono



Solicitud

Solicitud de cita

Información

 

 

 


 
  

FeedRSSSuscríbete al fedd rss   

Utilizamos cookies propias y de terceros para medir nuestra audiencia, mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad sin recopilar datos personales en ningún momento. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Política de cookies +