El pensamiento positivo puede aumentar la vida en siete años

Técnicas psicológicas como la visualización o la respiración pueden contribuir a mejorar el bienestar de todas las personas

CARLOS MOLINA

Sustituir los pensamientos negativos por una actitud positiva ante la vida constituye una inmejorable pauta a seguir por la totalidad de las personas, al tiempo que puede evitar trastornos tales como la ansiedad o depresión. Ésta fue una de las conclusiones que se pudo extraer tras la charla ofrecida por la psicóloga, Silvia Camio, en el Hogar del Jubilado Beheko Tokia.



- ¿Es cierto que son las personas mayores quienes sufren más episodios de tristeza?

- Todas las personas tenemos momentos en los que nos sentimos más tristes en nuestras vidas, debido a diversas circunstancias como pérdidas de familiares o de un amigo, o pérdida de trabajo. Pero son las personas mayores las que, al tener más años, van acumulando más pérdidas. Estas situaciones generan pensamientos negativos, que trasladan malestar a las personas.

- La tristeza es un fenómeno común para todo tipo de personas ¿Qué recomendaciones puede ofrecer para paliar en la medida de lo posible estas situaciones?

- Lo que hay que hacer es desahogarse y sacar fuera todas las ideas negativas que tenemos, es lo que se conoce como canalización de las emociones. Por ejemplo, escribir una carta dirigida a la persona que han perdido. Otra técnica es sentarse en una silla y colocar otra delante, e imaginar que está allí la persona que han perdido y expresar los sentimientos.

- ¿Por qué razón surgen los sentimientos de tristeza?

- Suele pasar que las personas tienen sentimientos de culpabilidad y remordimientos de conciencia por algo que han hecho mal en el pasado. Respecto al futuro, hay personas que sienten temor, nerviosismo ante las preocupaciones o ante hechos próximos, por ejemplo una entrevista de trabajo. En el caso de las personas mayores, suelen experimentar cierto temor a sufrir Alzheimer o enfermedades parecidas. Ante estos temores, lo mejor es centrarse en el presente y no anticipar lo que va a pasar en el futuro. No tiene sentido agobiarnos por pensar en lo que va a venir porque lo desconocemos. A todas las personas les pasa que a veces no pueden dormir porque tienen un problema y están dándole vueltas a la cabeza.

- A veces nos centramos demasiado en los pensamientos negativos. ¿Falta en general hacer análisis más globales?

- Hay gente que tiende únicamente a ver lo malo de su vida, es lo que se dice una selección negativa de la realidad. El consejo que se puede ofrecer es intentar fomentar los pensamientos positivos. En la vida de una persona hay aspectos que van mal y otros que van bien. Se trata de enfocar la energía hacia los hechos más positivos. Los pensamientos negativos pueden desembocar en ansiedad o depresión.

- ¿Cuáles son los consejos para frenar los pensamientos negativos?

- Siempre hay que tener unos pensamientos alternativos ante las situaciones que se van sucediendo. Algunas personas tienen la costumbre de decirse «yo soy tonto». La repetición continua de este tipo de conductas de forma automatizada va generando un mal concepto de uno mismo.

- Se refiere a la autoestima.

- Así es. Es la opinión que tiene cada persona de sí misma, que se ve influida por la educación que hemos recibido desde pequeños y por las diferentes experiencias que hemos ido viviendo. Todos tenemos unas normas que nos ayudan a interpretar lo que ocurre de forma automática. Ante ello hay que intentar tener un pensamiento alternativo cuando surja uno negativo. Es decir, en vez de decir «yo soy tonto», sustituirlo por la frase «soy capaz de hacer lo que me proponga». Es una técnica que hay que realizar durante una par de semanas y que supone un esfuerzo, porque hay que estar pendiente del tipo de pensamientos que experimentamos. Después hay que darles continuidad y que nuestra mente tenga el hábito de tener pensamientos positivos. Si tenemos pensamientos negativos, nos sentimos mal y estamos tristes. El pensamiento negativo puede llegar a ser incapacitante porque nos creemos algo de tanto pensarlo. Por eso recomiendo siempre el positivismo. Un estudio científico demostró las bondades del pensamiento positivo al señalar que el proceso de envejecimiento de las personas negativas se acelera. Pensar en positivo añade siete años a la vida.

- Otra técnica útil es la visualización.

- Las personas nos hacemos imágenes de las situaciones. Una visualización negativa nos puede llevar a un hecho negativo. Si vemos aspectos positivos, es fácil que nos encaminemos a ello. Antes de una carrera, unos atletas practicaron una visualización de ellos llegando a la meta en primer lugar. Otra técnica es la parada de pensamiento. No genera pensamientos positivos, pero calma la mente de dar muchas vueltas a lo negativo. Consiste en concentrarnos en la respiración y así es imposible pensar en algo.

- En una época marcada por el culto al cuerpo y con los gimnasios atestados de gente. ¿No estamos dejando de lado el cuidado de la salud psíquica?

- Lo que ocurre es que la salud física y la psicológica están ligadas. Pero es adecuado tener una serie de pautas para un mejor manejo de las emociones.

 

Diario Vasco:
http://www.diariovasco.com/prensa/20070603/bajodeba/pensamiento-positivo-puede-aumentar_20070603.html

 

 

Nombre
e-mail
Teléfono



Solicitud

Solicitud de cita

Información

 

 

 


 
  

FeedRSSSuscríbete al fedd rss   

Utilizamos cookies propias y de terceros para medir nuestra audiencia, mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad sin recopilar datos personales en ningún momento. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Política de cookies +