El mejor condón de los jóvenes es el talento, y la clave, que aprendan a ser naturales

En las primeras relaciones jamás se improvisa; se hace que surge, pero él va recién duchado, y ella, depilada»
Carlos de la cruz Sexólogo, jefe de Promoción de Salud de Leganés (Madrid), ayer ofreció una charla sobre el uso de preservativos

Myriam MANCISIDOR

-¿Quién le pone el preservativo al gato?

-Eso lo vamos a analizar ahora mismo. Buscaremos al gato e intentaremos meditar sobre por qué no se usan los condones.

Carlos de la Cruz, psicólogo, máster en Sexología y jefe de Promoción de Salud del Ayuntamiento de Leganés (Madrid), participó ayer, en Avilés, en la cuarta y penúltima jornada del curso de verano sobre Sexología y Pedagogía que imparte la Universidad de Oviedo. Durante aproximadamente una hora, De la Cruz habló de sexo y, sobre todo, de preservativos, analizando los factores que predisponen a no utilizar condones y los que facilitan su uso.

-Se utilizan menos preservativos, pero hay más información sexual, ¿qué está fallando?

-Tal vez tanta información no es efectiva. Tendríamos que estudiar qué quieren los jóvenes y considerar otras estrategias, como la valoración del placer, las habilidades para comprar preservativos, la percepción del riesgo, el ideal romántico del sexo,...

-¿Cree que si los padres compraran los condones a sus hijos habría menos sustos ante posibles embarazos?

-El tener acceso a los preservativos es una buena idea, pero a los jóvenes hay que enseñarles a tener talento. Para no dejar embarazada a una mujer no hace falta únicamente tener preservativo. La sexualidad no es sólo coito; a mí se me ocurren muchas más cosas que se pueden hacer antes de meterla. El mejor anticonceptivo es el talento, y la clave, aprender a ser naturales. Los jóvenes deben aprender a ser inexpertos, a equivocarse,... No hace falta ir a examinarse cuando se mantienen relaciones sexuales.

-Usted trabaja en el área de Salud de Leganés y está en contacto con los jóvenes. ¿Cuáles son las dudas más frecuentes?

-Me imagino que las mismas que en Avilés; la mayoría están relacionadas con el coito, con evitar los embarazos.

-¿Cree que la píldora poscoital influye en que se utilicen menos preservativos?

-Es una leyenda urbana. El noventa por ciento de las chicas que piden la píldora lo hacen con angustia, porque saben que igual se quedaron embarazadas. Eso sí, si les preguntas qué les pasó, responden que se les rompió el preservativo.

-¿Cuáles son los factores que predisponen a no utilizar preservativo?

-Principalmente, el placer. Los jóvenes piensan: sin preservativo, más placer. Luego está el «no lo utilicé porque no tenía», cuando, sobre todo en las primeras relaciones, jamás se improvisa, se hace como que surge, pero resulta que él va recién duchado, y ella, depilada. Eso sí, si no existe confianza, «da palo» llevar un condón, por lo que pueda pensar uno del otro.

-Sin preservativo, gana la «marcha atrás».

-Y con la «marcha atrás», la pareja que se olvide de hacerle caricias en la espalda a su chico, porque no las siente, ni disfruta. En esos casos, el hombre sólo piensa en si va a eyacular o no: el miedo al embarazo le impide disfrutar más.

-Dos razones para hacerlo «a pelo»...

-A esta pregunta siempre se responde que es para disfrutar más, y culpa de ello la tienen los medios de comunicación. ¿En cuántas películas los protagonistas se ponen preservativo? Otra razón de hacerlo «a pelo» es porque no se tiene a mano un condón. Y yo digo, si no hay un condón a mano se puede masajear, recorrer el cuerpo con la lengua, acariciar los pechos, besar la nuca, tocar, acariciar el cuello, taparse los ojos e improvisar, chupar los genitales, ducharse, introducir el pene en la vagina,... De todo lo que he dicho, lo único que embaraza es lo último. Ahí está el talento.

-Y, ¿cuáles son los factores que facilitan el uso de preservativo?

-La accesibilidad social, económica, los recursos humanos y recursos materiales. En las zonas rurales, por ejemplo, es difícil comprar preservativos. Luego, es importante también trabajar la destreza de los jóvenes. Al coito, o llegas con los deberes hechos, o, una vez metida, no se aprende a hacer nada. A los chicos se les debería enseñar a poner un preservativo; a algunos les pesa más el miedo al ridículo que el miedo al embarazo. Al respecto, yo no veo bien que a los adolescentes se les regalen preservativos para su primera relación: veo bien que se los regalen para que los hinchen, se los pongan para masturbarse y los toquen.

-¿Cómo influyen los amigos en las relaciones de pareja?

-Influyen mucho; muchas veces, no utilizar el preservativo se hace para no ser los gallinitas del grupo. No obstante, cada uno debe ser protagonista de su guía erótica y, a nivel general, creo que las relaciones sexuales entre adolescentes no van bien. Se deberían cultivar placeres, erotismo, tanto hombres como mujeres.

-¿Un último consejo?

-Me despido con una canción de Krahe, un artista con buenas letras que canta fatal: «Habrá también que llevar a arreglar el coche y habrá que quitarle el polvo a la biblioteca -no todo va a ser follar, no todo va a ser follar-, habrá que cerrar el bar al morir la noche y habrá también que pagar -no todo va a ser follar- lo de la hipoteca».


La Nueva España:
http://www.lne.es/secciones/noticia.jsp?pNumEjemplar=1690&pIdSeccion=36&pIdNoticia=537042

 

 

Nombre
e-mail
Teléfono



Solicitud

Solicitud de cita

Información

 

 

 


 
  

FeedRSSSuscríbete al fedd rss   

Utilizamos cookies propias y de terceros para medir nuestra audiencia, mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad sin recopilar datos personales en ningún momento. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Política de cookies +