Cuando el sexo es una enfermedad

A pesar de que este trastorno ha sido tratado muchas veces desde la frivolidad, la importancia de la adicción al sexo y el número, cada vez mayor, de personas que la sufren han propiciado que organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud se haya planteado su inclusión en el listado oficial de trastornos mentales. La adicción al sexo será, por fin, una enfermedad.

ALMUDENA CRUZ | SANTA CRUZ DE TENERIFE

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha anunciado recientemente que tiene previsto incluir la adicción al sexo en su catálogo de enfermedades para que, lo que hasta ahora se ha considerado sólo como un trastorno o ´vicio´, pase a considerarse oficialmente como una enfermedad mental. La iniciativa, cuya aplicación está prevista para el 2014, será precedida -muy probablemente- por la de la Sociedad Americana de Psiquiatría que, para el 2011, baraja ya integrar la hasta el momento minusvalorada adicción al sexo en su catálogo oficial de patologías.
"Hasta ahora la adicción al sexo se consideraba una alteración psicológica, un problema más, pero no estaba incluida ni en las calificaciones de la OMS ni en la DMSIV de la asociación de psiquiatría norteamericana, las dos más importantes", explicó el psicólogo y profesor de la Universidad de La Laguna, Conrado Viña.
La inclusión en este listado, lejos de ser un mero trámite, causará efectos tangibles y reconocerá oficialmente como enfermedad un problema que empezó a tener repercusión social cuando el actor norteamericano Michael Douglas reconoció públicamente padecer este trastorno que muchos, aun hoy, siguen considerando como una mera debilidad.
"Pasará a considerarse como un trastorno oficial, reconocido a efectos de políticas de prevención, sanidad y recursos", explica el profesor Viña.

Internet y el 'Cibersexo'
Un estudio reciente, apunta el psicólogo, habla de que en el mundo hay 60 millones de usuarios de Internet que visitan páginas eróticas con frecuencia. De esos, se estima, más de 2 millones son adictos al sexo. "Esta cifra justifica ya por sí misma la inclusión de esta patología en el catálogo oficial de enfermedades", añade.
La Red, más que cualquier otro tipo de medio, está propiciando la aparición de gente relacionada con lo que médicos y psicólogos consideran conductas sexuales compulsivas. La accesibilidad, el anonimato y la asequibilidad son sólo algunos de las ventajas que este medio proporciona al adicto al sexo.
Los problemas que sufre un adicto al sexo, trastorno conocido como ninfomanía-en el caso de las mujeres- y satiriasis a andromania -en el de los hombres- son similares a los de cualquier otro tipo de adicción. "Muchas veces se frivoliza mucho con la adicción al sexo y, en realidad, el sexo en este tipo de personas deja de ser una actividad placentera o una búsqueda de gratificación -que es lo que debe ser para cualquier persona sana- para convertirse en una necesidad compulsiva patológica, una manera de aliviar tensiones", asegura el profesor de psicología.
De hecho, las consecuencias de este tipo de adicción "denominadas sin sustancia, como la adicción al trabajo o a Internet" son similares a las relacionadas con la droga o el alcohol "dependencia, síndrome de abstinencia y ruptura con el entorno".

Tabaco y alcohol, las adicciones más frecuentes
adictos en las islas. Las adicciones más frecuentes en Canarias, explicó el profesor de Psicología de la Universidad de La Laguna, Conrado Viña, son las relacionadas con el tabaco y el alcohol. "Son sustancias legales pero lo que define a una droga es el uso que hagamos de ella. Por ejemplo, la heroína puede tener usos médicos", explicó. No obstante, pocos son los pacientes que acuden al psicólogo para tratar su adicción a la nicotina y, sin embargo, la mayoría optan por los fármacos. "La mayoría optan por la pastilla y se olvida de que el tratamiento más eficaz en este caso es el psicológico, la dependencia física es mucho menor que la mental y la motivación es la clave".
27.000 ludópatas. La ludopatía se define, explicó Viña, como un impulso incontrolable por jugar. "En este tipo de adicciones influye mucho el hecho de que la recompensa es inmediata y eso refuerza la conducta adictiva". Los datos revelan que, en el Archipiélago, hay unas 27.000 personas que sufren esta patología actualmente.
trabajo y videojuegos. Otro de tipo de dependencias que han cobrado importancia en los últimos años es la adicción al trabajo o a los videojuegos.
"Ahora estos estímulos, con el juego a través de Internet, son más atractivos que antes porque incluyen alicientes sociales como la interacción social", explicó el psicólogo.

La Opinión de Tenerife:
http://www.laopinion.es/secciones/noticia.jsp?pRef=2952_22_113384__Politica-Cuando-sexo-enfermedad

 

 

 

 

 

 

 

 

Nombre
e-mail
Teléfono



Solicitud

Solicitud de cita

Información

 

 

 


 
  

FeedRSSSuscríbete al fedd rss   

Utilizamos cookies propias y de terceros para medir nuestra audiencia, mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad sin recopilar datos personales en ningún momento. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Política de cookies +